Errores más habituales al crear un logotipo de empresa

En un mercado cada vez más exigente y en el que la competencia no deja de crecer a diario, es fundamental llegar de una manera sencilla al público objetivo. Para poder hacerlo de una manera eficaz, debes dar todos los pasos en la dirección correcta para que todo aquel que pueda estar interesado en ti te identifique en apenas segundos. Para que esto sea así, tienes que crear un logotipo con el que te puedan reconocer fácilmente. ¿Estás seguro de que lo tienes? ¿Crees que es el ideal para obtener el máximo rendimiento en lo que haces? Quizá es así, pero por si acaso no estás obteniendo lo que deseabas o estás iniciando una nueva aventura profesional, vamos a hablarte de los errores más habituales al crear un logotipo de empresa. ¡No los cometas!

Te traemos los errores más habituales al crear un logotipo de empresa 

  1. Demasiado complejo: Es uno de los errores más habituales al crear un logotipo de empresa y queremos que no caigas en este fallo. En muchas ocasiones, por querer ser muy original o innovador se cae en el error de crear un logotipo que, posteriormente, resulta incomprensible. Aunque no te lo creas, se puede tener un logotipo bonito y eficaz, pero si tienes ciertas dudas, tienes que saber que la sencillez aparece para ser un pilar básico. Dentro de hacer algo sencillo, también es posible generar un recurso atractivo. Si no sabes cómo hacerlo, lo mejor es que te pongas en manos de profesionales especializados, los cuales te darán el asesoramiento más completo para que elijas algo que te compense. Si tienes una idea en la cabeza, antes de llevarla a cabo, haz una consulta. Es más que probable que quede algún cabo por atar y seguro que agradecer disponer de otros puntos de vista. 
  2. No mirar las limitaciones legales: Hay algunas limitaciones, pero no estamos hablando solo de eso, sino de lo que puede pasar por no tomarte tu tiempo para hacer un logotipo nuevo, que refleje a la perfección todos los ideales de la entidad a nivel corporativo. A veces, por falta de ideas, se tiende a copiar y eso puede ser muy peligroso. Quizás no ocurra nada, pero también existe la posibilidad de que los afectados por el plagio interpongan una denuncia. Si eso ocurre, te puedes ver afectado por diferentes multas y sanciones. Además, si todo sale a la luz, aunque no haya sido con intención de hacer daño, la opinión pública se te echará encima y será prácticamente imposible que tu imagen de marca esté bien vista. Si generas rechazo, tienes un gran problema. Los que confiaban en ti, se irán. 
  3. Poca versatilidad: Otro de los errores más habituales al crear un logotipo de empresa. En el mundo en el que vivimos, cada vez es más importante estar presente en todos los dispositivos. Los hábitos de consumo son muy diferentes en función de la edad del usuario y hay que adaptarse a todos ellos. Por eso, es de vital importancia que un logotipo pueda ser visible en cualquier momento. No desaproveches la oportunidad de hacer algo en distintos formatos y tamaños Eso te garantizará estar presente para todos, lo que supone que tu corporación tendrá muchas más opciones de ganar clientela. Si haces un estudio de mercado, puedes descubrir por qué medio prefieren conocerte los que quizá, en algún momento, se pongan en tus manos. 
  4. Comprueba culturas: Aunque no te lo parezca en un primer momento, esto es muy importante, sobre todo si tu empresa trabaja a nivel internacional. Es en ese momento cuando tienes que fijarte en la forma, el tamaño o los colores del logotipo. ¿Por qué? Porque los significados en algunos países pueden ser muy diferentes y los problemas pueden aparecer cuando menos te lo esperas. Antes de dar pasos en falso, comprueba que estás haciendo todo bien y pide consejo a quienes ya trabajan en esos países en los que vas a moverte.

¡Pon mucha atención a tu logotipo!